7 cosas que pueden afectar tu producción de leche materna y cómo solucionarlo

Hay 7 factores que pueden interferir en tu producción de leche materna. Da clic aquí y descubre cuáles son y conoce cómo evitarlos o solucionarlos.

La lactancia materna es un método de alimentación natural que existe desde hace mucho tiempo, incluso antes de que se desarrollaran estudios y contenidos científicos al respecto. En tal sentido, la naturaleza ha generado diferentes métodos protectores para favorecer el consumo temprano de la leche materna, sin embargo, es común encontrar que este proceso se vea influenciado por factores externos y a veces internos, disminuyendo la confianza de las mamás y afectando su producción de leche.

¡Tranquila mamá! Si sientes que tu producción de leche ha disminuido es posible que sea por alguna de las siguientes razones. Comienza por identificarla y luego poner manos a la obra para solucionarlo será mucho más fácil. 

Razones que influyen en la disminución de la producción de leche materna

  1. La succión:

    Un buen agarre y una buena posición al momento de lactar favorece la succión de tu bebé y la producción de leche materna. Por el contrario, si no hay un buen agarre es posible que la producción de leche se vea comprometida. Si observas que tu producción de leche materna disminuye verifica si el agarre se está viendo afectado por algunas de las siguientes razones:
    1. No hay una buena posición al momento de lactar, tú y tu bebé no están cómodos, lo que perjudica el agarre del pezón.
    2. Tu bebé no abre lo suficiente la boca impidiendo así un buen agarre.
    3. Diferencias anatómicas del seno, como los pezones invertidos, dificultan el inicio de la lactancia.
    Una vez identificados estos factores pueden corregirse para favorecer el agarre, una consejera en lactancia puede ser de gran ayuda.  Te recomendamos nuestra infografía de ¿Cómo amamantar a mi bebé? Recomendaciones y posiciones para lactar. 
  1. Vacía tus senos con frecuencia:

    Permitir que los senos se llenen y no se evacúen con frecuencia puede afectar la lactancia. Unos senos congestionados generan una señal al hipotálamo que disminuye la producción de la hormona prolactina, lo que a su vez disminuye la producción de la leche materna.Lo mejor para evitar esto es dar seno a libre demanda. Si tu bebé se siente satisfecho o debes separarte de él por un largo período, vacía tus senos con frecuencia a través de métodos como la extracción manual o con dispositivos para este fin. 
  1. El estrés, un gran enemigo de la leche materna:

    La ansiedad, un estado de ánimo negativo cargado de frustración, la fatiga y el estrés pueden interferir con tu proceso de lactancia y disminuir tu producción de leche materna.Escucha tu música favorita, hazte masajes relajantes, busca las actividades que te ayuden a disminuir el estrés. Si sientes que estos pensamientos nocivos son persistentes evalúa la intervención de un profesional de la salud que te brinde ayuda para lograr un estado de bienestar para ti y tu bebé. 
  1. Nuevas afecciones o enfermedades preexistentes:

    Si has sido diagnosticada con alguna alteración estructural de la glándula mamaria como la hipoplasia mamaria o enfermedades como el hipotiroidismo, el síndrome de ovario poliquístico, entre otras, es posible que tu producción de leche materna se pueda ver afectada.Consulta con un especialista para tener un adecuado control y tratamiento de estas enfermedades y lograr un proceso de lactancia efectivo. 
  1. Medicamentos y algunos anticonceptivos:

    Hay algunos medicamentos que pueden interferir en la producción de leche, entre los más conocidos se encuentra la pseudoefedrina, un componente que suele encontrarse en algunos antigripales. La bromocriptina, ergotamina y los anticonceptivos que contienen estrógeno también son contraproducentes para la producción de leche materna.En tal sentido, la recomendación es evitar estos componentes y usar métodos anticonceptivos de barrera, o con progestágeno, siempre bajo la recomendación y supervisión de tu médico. 
  1. ¡Cuidado con estas plantas!:

    Hierbas como la albahaca, el perejil y la menta, así como otros productos naturales de este estilo si son tomadas en exceso pueden generar un efecto tóxico que puede afectar la producción de leche materna. Si vas a incluirlas como parte de tus preparaciones o en aromáticas procura no usarlas varias veces al día o en grandes cantidades. 
  1. Prioriza las tomas nocturnas:

    Disminuir el número de tomas nocturnas al seno puede ser un factor que afecte la producción de leche materna. La producción de la hormona de la prolactina (responsable de la producción de leche materna) se incrementa durante la noche.

Recuerda que una madre tranquila y relajada es fundamental para una lactancia materna efectiva. Favorece el contacto piel con piel con tu bebé, hazle masajes relajantes y aprende a reconocer sus distintos tipos de llanto, si tu bebé llora no significa que esté insatisfecho porque tu producción de leche materna no es suficiente.

Evalúa cada uno de estos aspectos y ¡no te rindas! La lactancia es un vínculo de amor entre madre e hijo que está relacionado con tu instinto como madre ¡confía en ti! Y lo más importante, si sientes que requieres ayuda en este proceso no dudes en solicitarla ¡el apoyo de la familia y las recomendaciones de un especialista pueden llenarte de la confianza que necesitas! 

Dra. María Juanita Gómez

Pediatra y Neonatóloga 

Disfruta tu proceso de lactancia con todos los contenidos de especialistas que hemos creado para ti en el Club Mamás y Papás Alpina ¡Únete!

CARGANDO...

cuchara bebé