Aprende cómo lograr una lactancia materna efectiva

La lactancia materna puede ser un proceso natural. ¡Pero también se aprende! Con un poco de práctica y estas recomendaciones sabrás cómo amamantar a tu bebé con efectividad y tranquilidad.

La lactancia materna, ofrece muchos beneficios saludables para ti y tu bebé. La leche materna, es el alimento vital para el desarrollo físico e intelectual de tu pequeño, nada la puede reemplazar. Por eso, aquí te contamos cuál es la forma ideal de amamantar a tu bebé y cómo hacer una lactancia efectiva.

¡Para empezar, relájate! La lactancia materna no tiene reglas. No existe una forma “correcta” para amamantar. Lo importante es que te sientas cómoda y que tu bebé esté frente a ti, cercano y bien prendido a tu seno.

La postura ideal para amamantar a tu bebé

Para amamantar a tu bebé, es importante una postura en la que te sientas cómoda, tranquila y feliz de hacerlo. Todas las posturas son buenas, todas sirven. La que tú elijas dependerá del lugar, las circunstancias y las preferencias que tengas a la hora de la lactancia.

Para amamantar bien a tu bebé ten en cuenta que es mejor cuando:

  • Estás reclinada hacia atrás
  • Estás cómodamente acuñada con cojines que te evitan dolor lumbar posterior.
  • No estás encorvada sobre el bebé.

Verás que todo fluye mejor cuando en vez de seguir técnicas, dejas que la lactancia de tu bebé surja espontáneamente. Antes de empezar a amamantar deja a mano todo lo que vayas a necesitar.

Tu bebé y la lactancia materna efectiva

Tu bebé, es capaz de alcanzar el pecho y mamar por sí mismo, correctamente, si se lo permites. Él tiene tres reflejos que le ayudan a alimentarse:

  • Búsqueda (ubicación del pezón).
  • Succión (chupar la leche).
  • Deglución (paso de la leche al estómago).

A su vez, hay cuatro signos que te indican que hay un buen agarre del bebé al pezón:

  • El mentón del bebé toca tu pecho.
  • La boca está bien abierta y abarca gran parte de la areola (se ve más areola por encima del labio superior que por debajo del inferior).
  • Los labios están hacia afuera (“evertidos”).
  • Las mejillas están redondas (no hundidas) cuando succiona.

Alimenta a tu bebé cuando él quiera, cuando busque tu seno o empiece a chuparse los dedos, incluso, antes de que empiece a llorar.

El tiempo ideal de lactancia, depende de la edad de tu bebé. Los primeros días será muy corta porque solo necesitará una pequeña cantidad de calostro (primer tipo de leche materna que produces), rico en calorías y nutrientes. A los pocos días, llegarás al tiempo ideal de veinte minutos en cada seno. Lo mejor, es dejar que se vacíe por completo cada seno y no cambiar al bebé a la mitad de uno para pasarlo al otro.

¿Qué es normal y qué no durante la lactancia materna?

Para evitar que se te congestionen los senos, lo aconsejable es empezar cada sesión de lactancia en el seno en que terminaste la anterior, o con el seno contrario si el bebé únicamente mamó de uno solo. Es recomendable que te hagas un buen masaje para desocupar completamente los alvéolos lácteos. Así estimulas una buena producción de leche.

La lactancia no debería darte dolor en los senos.

Si lo sientes, revisa si el labio inferior de tu bebé le quedó invertido y lo corriges. Si te sigue doliendo, retíralo y vuelve a ponerlo hasta que puedas amamantar sin sentir dolor. El dolor te puede dificultar que la leche salga.

Alteraciones en los senos

A veces salen fisuras o grietas en el pezón y la areola, también se puede presentar sangrado y costras, las cuales pueden llegar a ser muy dolorosas, al punto de ocasionar un destete prematuro. Eso se debe a una succión larga del bebé tratando de obtener la cantidad de leche que necesita. Si esto te sucede, no te preocupes. Para que cicatrice rápidamente extrae una pequeña cantidad de leche y aplícala en el pezón y la areola antes y después de la lactancia.

Dar leche materna a demanda

También puede suceder, que en los primeros días el bebé quiera mamar de nuevo después de un periodo muy corto. Si la succión es larga y no efectiva es porque probablemente se obstruyeron los conductos lactíferos; pueden pasar más de veinte minutos y el niño termina durmiéndose por la fatiga. Si esto te sucede, te recomendamos que un profesional capacitado, con experiencia, te haga un masaje terapéutico en el seno. Es una solución ideal y no tienes que suspender la lactancia.

Otros daticos de la lactancia materna

  • La paciencia, es uno de los pilares fundamentales de una lactancia materna exitosa, más aún si eres una mamá primeriza. Por ejemplo, uno de los motivos frecuentes de rechazo de tu bebé, es que no tenga hambre. Si estuvo dormido y con poca actividad física, el intervalo de una toma a otra se puede prolongar. No te preocupes.
  • La composición de tu leche. se da en función de tu dieta, el sabor de la leche es diferente dependiendo de lo que comas. Prueba con cierta frecuencia tu leche, su sabor debe ser ligeramente dulce, con un sabor parecido al afrecho del coco.
  • Tu bebé puede preferir un seno, respecto al otro y los motivos pueden ser diversos. Por ejemplo, una mayor facilidad y rápidez de obtener la leche de un seno que del otro, el no acomodarse a una posición diferente en cada seno; diferencias en el tamaño del pezón, diferente volumen del seno (un seno voluminoso puede obstruir las fosas nasales).
  • Si vuelves a trabajar, aún puedes mantener la lactancia materna. Puedes extraer la leche manualmente o con extractores mecánicos o eléctricos. Hacerlo regularmente, evita que la producción de leche se te disminuya en el tiempo. Cuando la extraigas, etiquétala correctamente. Almacénala y consérvala; refrigerada o congelada.

La lactancia materna es esencialmente un acto de amor con beneficios que acompañarán a tu bebé toda la vida ¡Disfrútala!

Dr. Germán E. Silva Sarmiento - Pediatría

Medicina interna pediátrica

Descubre todos los contenidos de especialistas que tenemos para ayudarte a tener una maternidad maravillosa. Únete al Club Mamás y Papás Alpina.

CARGANDO...

Registrarme

¡Únete al Club Mamás y Papás Alpina!

Obtén acceso a eventos, charlas y contenidos exclusivos para ti.

Registrarme
cuchara bebé