Regresar al trabajo y seguir lactando ¡Sí es posible! Tips y recomendaciones

Retomar tu vida laboral luego de terminar tu licencia de maternidad y mientras estás lactando puede parecer imposible, pero no lo es. Sigue estas recomendaciones para lograrlo.

Regresar al trabajo mientras estás lactando puede ser preocupante, ya que surgen muchas dudas sobre si podrás mantener la lactancia exclusiva por los 6 primeros meses del bebé, como lo recomienda la Organización Mundial de la Salud.

¡Sí es posible seguir lactando al mismo tiempo que regresas a trabajar! Debes tener en cuenta algunas recomendaciones para que tu bebé pueda seguir recibiendo leche materna y dejes esa preocupación de lado.

Puedes empezar creando un banco de leche donde vas a almacenar y guardar la leche que te vas a extraer. 

¿Cómo crear tu banco de leche?

Puedes empezar a crear el banco de leche materna dos semanas antes de tu regreso al trabajo. Para hacerlo debes tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Inicia con una o dos extracciones de leche al día, después de que tu bebé ha tomado del pecho y siempre cuando la lactancia sea adecuada.
  • Destina un espacio en tu refrigerador o nevera para el almacenamiento de la leche.
  • También ten a la mano frascos o bolsas donde vas a empacar la leche que recolectas.
  • Calcula el número de horas y el número de tomas que tiene tu bebé durante el tiempo que estarás ausente, de esa forma sabrás la cantidad de leche que vas a requerir. En promedio los bebés consumen de 3 a 4 onzas por toma dependiendo de la edad y su peso. 

El mejor momento para extraer tu leche

Ten en cuenta que antes del inicio de la extracción debes preparar tu seno con masajes suaves, caricias en la glándula mamaria y estimular los pezones.

Trata de no usar ropa apretada ni sostenes que generen compresión durante el momento de la extracción, esto hará el proceso más fácil. Existen diferentes momentos en los que puedes hacer la extracción de leche materna:

  • Antes de salir de casa y al llegar más tarde a tu hogar.
  • Durante la jornada laboral cada 3 o 4 horas.
  • Durante el momento en que el bebé se esté amamantando, debido a que la producción de leche está incrementada en este momento.
  • En la mañana, ya que la producción es mayor por el incremento de oxitocina durante la noche.

Recuerda que para la extracción puedes usar la técnica manual o con los extractores. Hacer diferentes extracciones durante el día y amamantar a tu bebé directamente evitará que disminuya tu producción de leche.

Extracción manual:

Sujeta el pecho con los dedos y el pulgar, rodeándolo en forma de C. Ubique los dedos cerca de la areola, pero sin tocarla. Luego presiona con los dedos hacia el pecho, comprime el pecho entre los dedos y el pulgar, finalmente suelta sin retirar la mano del pecho.

Puedes variar la colocación de los dedos alrededor de la areola, de modo que se compriman todos los conductos galactóforos.

Extractores:

Hay dos tipos de extractores: el manual y el eléctrico, en ambos casos es importante escoger el tamaño adecuado del embudo para que esto facilite la extracción de la leche y no te lastimes. 

Conserva tu leche materna refrigerada

A la hora de hacer la extracción de leche es importante que tengas tus manos limpias y las medidas de higiene necesarias para la manipulación de los instrumentos. Cuando ya hayas hecho la extracción de la leche ten en cuenta los siguientes tips para su almacenamiento:

  • Puedes almacenar la leche en frascos limpios de plásticos libre de BPA (Bisfenol A), de vidrio o bolsas recolectoras específicas de leche materna.
  • Al terminar la recolección cierra bien el recipiente donde hayas almacenado la leche y márcalo con hora y fecha.
  • Después de que recolectes la leche debes refrigerarla o congelarla en la parte posterior del congelador.
  • Procura que los recipientes no queden llenos, pues al congelarse la leche suele expandirse y sobrepasarse.
  • Llena los recipientes con 2 oz, así no desperdiciarás leche al momento de usarla.
  • Ten en cuenta que si usas bolsas recolectoras de leche, debes almacenarlas dentro de otra bolsa plástica o dentro de otro recipiente para que minimices las quemaduras por las bajas temperaturas.

Cuando refrigeras tu leche puede durar hasta 24 horas y cuando la congelas puede durar hasta dos semanas. Combina diferentes extracciones en solo un recipiente, pero ambas leches deben tener la misma temperatura a la hora de ser mezcladas y deben ser del mismo día.

¡Es hora de comer! Recomendaciones para el tratamiento y consumo de la leche

Cuando llegue el momento en el que tu bebé vaya a consumir la leche es importante darle el trato adecuado para que no pierda sus propiedades biológicas:

  • Si solo está refrigerada puedes calentarla al baño maría. No la calientes directamente ni en el microondas.
  • La leche congelada debes ponerla a descongelar la noche anterior en el refrigerador.
  • No olvides mezclarla suavemente, ya que cuando la leche se congela se separan en dos capas. Si las agitas enérgicamente puedes alterar los componentes grasos de la leche.
  • Después de que la calientes no debes volverla a refrigerar ni a congelar.
  • Cuando se trata de leche materna, tu bebé puede tomarla cuando lo desee y por un tiempo entre media y una hora. Esto variará según el crecimiento y desarrollo de tu bebé.
  • Además, cuando regreses de tu jornada laboral puedes aprovechar los momentos que estés con él para amamantarlo todas las veces que puedas.
  • Si conservas bien tu leche materna no se dañará, pero si la leche toma aspecto grumoso, no se mezclan fácilmente las capas o notas segmentos de otros colores, es mejor que no utilices esta leche.

Tu bebé mostrará cambios en sus hábitos alimentarios durante el proceso, ya que para él también ha sido un cambio drástico en su rutina y extrañará tomar directamente tu pecho materno ¡No te preocupes! Si sigue consumiendo tu leche materna seguirá recibiendo sus beneficios sin importar la cantidad ni frecuencia.

¡Ahora puedes regresar al trabajo confiada en qué tu bebé puede seguir alimentándose con tu leche! 

Dra. María Juanita Gómez

Pediatra y Neonatóloga 

Conoce más recomendaciones de los especialistas para lograr una lactancia efectiva con tu bebé en el Club Mamás y Papás Alpina ¡Únete y descúbrelos!

CARGANDO...

cuchara bebé