Hablemos de depresión posparto

Diste a luz y aunque es motivo de alegría, la rutina del día a día puede afectar tu estado anímico. Conoce de qué se trata la depresión posparto y pon en práctica útiles recomendaciones para manejarla.

Tener en tus brazos una nueva vida es un motivo de alegría infinita, después de dar a luz a tu hijo vienen una serie de cambios físicos y emocionales, también comienzas una nueva rutina con tu bebé y puede que todo esto haga que te sientas un poco perdida. Trata de conservar la calma, es normal sentirse así en esta etapa de la maternidad. 

¿Qué es la depresión posparto?

Se trata de una alteración hormonal que se produce, generalmente en el momento del parto, generando un cambio en los niveles de progesterona y la caída de la oxitocina. En algunos casos, este cambio hormonal puede presentarse en el lapso comprendido entre los primeros 3 y 5 días posteriores al parto, aunque es muy normal que esta sensación persista tras una semana del parto. Este cambio hormonal se ve reflejado en tu estado anímico, si este es tu caso, ten presente que la familia y la pareja son fundamentales para sobrellevar la situación con total calma. 

La depresión posparto es más común de lo que piensas

Son muchas las razones por las que se puede presentar, piénsalo de esta manera: acabas de traer al mundo una nueva vida y esto hace que debas enfrentarte al reto de cuidar de él y alimentarlo bien, razones por las que pierdes horas de sueño y algo de energía.

Hay diversos factores que pueden impulsar la aparición de una depresión posparto. El estrés del día a día o situaciones asociadas al nacimiento del bebé son motivos que causan este trastorno. Por ejemplo, dificultades en el proceso de lactancia, un nacimiento prematuro o la preeclampsia son razones que podrían desencadenar una depresión de este tipo, aunque puede haber otros factores asociados que no son una generalidad, ya que cada parto y cada situación se debe afrontar con carácter personal y diferenciado.

Puede darse el caso que algunas mamás presenten criterios médicos prexistentes que influyen en la aparición de una depresión posparto tales como situaciones de mucho estrés, trastornos de ansiedad, trastornos bipolares o trastorno del sueño que hayan requerido apoyo profesional anteriormente.

Es normal que debas lidiar con el estrés de la rutina en ciertos momentos de la maternidad, especialmente al inicio, pero ten en mente que también es importante cuidar de ti y estar atenta a signos que te pueden dar indicios de una depresión posparto:

  • Falta o interrupción del sueño.
  • Fatiga.
  • Ansiedad.
  • Cambios repentinos del estado anímico.
  • Falta de ánimo.
  • Llanto y tristeza sin motivo aparente. 

A la hora de prevenir y mitigar el impacto de una depresión posparto es clave mantenerte alerta a cualquier cambio emocional o físico, por ningún motivo desestimes cualquier síntoma, y si sientes que no puedes lidiar sola con lo que te está ocurriendo no dudes en pedir la ayuda de un profesional de la salud. 

¿Puedes prevenir la depresión posparto?

Hay maneras de minimizar su impacto y seguir adelante mientras compartes momentos inolvidables con tu bebé.

Algunas recomendaciones que puedes seguir para lidiar de mejor manera con una depresión posparto son:

  • Si sientes que los síntomas persisten durante varias semanas es importante buscar valoración profesional y posibles tratamientos con terapia de apoyo.
  • Lactar cada 2 a 3 horas (esto dependiendo del peso y necesidades del bebé).
  • Cuando el bebé haga siesta, descansa y duerme para recuperar energía.
  • Pedir la colaboración de tu familia o esposo para que puedan ayudarte en diferentes actividades relacionadas con el bebé.
  • Por ningún motivo te automediques o tomes medicinas que no se te hayan recetado.
  • Las esencias florales, por ejemplo, pueden ayudarte. Procura que su ingesta sea bajo supervisión médica. 

¡Tú importas y mucho! Dedica tiempo para ti

Ten en cuenta que también necesitas espacios de tiempo libre y personal que puedas invertir para poner en orden tus cosas, al principio puede ser difícil encontrarlos, pero intenta dedicarte algunos minutos al día.

Las relaciones sociales y especialmente la de pareja merecen atención, por lo que, en caso de ser posible, trata de encontrar tiempo para compartir con tu pareja o seres queridos. El descanso y la relajación son muy importantes, si es posible también trata de realizar alguna actividad física o que te ayude a distraer la mente y recargar baterías.

¡Mamá, tú importas y mucho! Estás iniciando uno de los roles más importantes en tu vida y la depresión posparto es una condición natural en la que tú eres la primera prevención. Procura llevar tu maternidad con calma, a tu propio ritmo. Recuerda: al estar bien de salud, vas a brindarle a tu bebé todo el amor que llevas dentro.

No dudes en rodearte de tus seres queridos y recibir su apoyo, cariño y comprensión en cada paso que das en la crianza de tu hijo. 

Dra. Patricia Valencia Hurtado

Ginecología y Obstetricia 

Únete al Club Mamás y Papás Alpina, la maternidad es más fácil si estás acompañada. Recibe los consejos y recomendaciones de especialistas a través de todos nuestros contenidos.

CARGANDO...

cuchara bebé