Criando un hijo con síndrome de Down ¿Esconderlo o incluirlo?

Parece haber una lucha por desaparecer los estigmas sobre las personas diferentes, pero qué tal si comenzamos por amar esas diferencias. Conoce esta historia sobre la inclusión.

Ser mamá Down es una experiencia retadora, y sí, les confieso que muchas veces me he preguntado si debía esconder a mi hijo o por el contrario incluirlo. Lo sé, suena espantoso, pero son dudas que también te pueden surgir a ti. Hoy por hoy te puedo decir que, sin importar las circunstancias, aprendimos que somos los padres de un niño que merece tener una vida tan normal como la de cualquier otra persona. Por esta razón no debemos permitir que el temor y la desinformación nos lleve a esconderlo y privarnos de esta maravillosa experiencia.

Muchas madres como yo, además de criar a sus hijos 24 horas al día 7 días a la semana, luchan por incluir a sus hijos en las rutinas cotidianas y levantarnos con la mejor actitud, aunque el día parezca gris. Trato de disfrutar los buenos momentos y he hecho que la paciencia sea una virtud, porque todo con amor es más fácil.

Mi hijo tiene un rostro con rasgos diferentes, pero sin duda tiene la misma capacidad de aprender cosas como lo hacen otros niños. Esto me ha ayudado a disfrutar de su presencia y sus habilidades. 

¿Por qué incluirlo y no esconderlo?

Aunque en algunas ocasiones se siente agotador llevarlo a terapias, verlo afrontar retos cuando interactúa con niños de su edad, que tal vez tenga que adivinar lo que me quiere decir porque no logro entenderle o que tenga que luchar por hacer valer sus derechos, todo eso queda atrás cuando veo que incluirlo y tratarlo como un niño más, a pesar de las miradas curiosas, da resultados tan maravillosos como su sonrisa, sus logros, sus besos, abrazos o sus primeros trazos.

Pero ¿cómo hago para incluirlo? Lo primero es conocerlo sin prejuicios, darle oportunidades, amarlo y no sobreprotegerlo. También me ha ayudado una frase que me repito día y noche: “No te quedes en la idea de ¿Y si no tuviera síndrome de Down? O ¿Por qué tiene síndrome de Down?”

Lograr quitarnos esos pensamientos puede ser lo más difícil, pero también es lo más liberador. Otro consejo que me ha ayudado en este camino de la inclusión es no buscar nada malo en él, por el contrario, siempre trato de admirar cada parte de su ser y aprender de él. Una vez que has logrado esto empiezas a verlo como cualquier niño y de esa forma lo empiezas a incluir.

Él merece y necesita los mismos cuidados, respeto y confianza para que en su mirada no haya resignación, sino aceptación.

¡Cambia el mundo de tu hijo con Síndrome de Down!

Aceptar que tu hijo con síndrome de Down es maravilloso y tratarlo de esa manera genera un gran cambio, él lo sentirá y las demás personas lo verán de la misma forma que tú. No tienes que asustarte, confía en que él es muy capaz y así cambiarás la manera en la que él percibe al mundo.

Incluir es una manera muy genuina de demostrar nuestro amor. Incluir es despertar y agradecer por él, reír juntos, abrazar, sentir y apoyarlo en sus deseos de aprender ¡Es hermoso aprovechar cada instante para enseñarle!

¡Enseña a tu hijo, estimula su desarrollo y diviértete en cada paso con él! Descubre más de como estimularlo en nuestra siguiente nota: https://www.clubmamasypapas.com/que-hacer-cuando/dudas-de-mama/estimulacion-en-casa-y-sindrome-de-down

Amar a mi hijo como se convirtió en lo más importante, no solo para cambiar su mundo, sino también para cambiar el de todos los niños con Síndrome de Down. No hay que poner resistencia a verlos crecer, vivir y envejecer. Así que la invitación es a abrir la ventana para que el mundo aprecie lo valioso que es tu pequeño y las grandes cosas que puede lograr. Déjalo expresar sus emociones y continúa acompañándolos para que esa bella sonrisa que tienen se quede plantada en su alma y así mantener su luz encendida.

Marcela Castro Gaviria

La maternidad está llena de sueños y también de muchas dudas. ¡Únete al Club Mamás y Papás Alpina! Y disfruta de todos los contenidos de especialistas que tenemos para acompañarte en este maravilloso camino.

CARGANDO...

cuchara bebé