La importancia de la red de apoyo siendo mamá soltera

Puede que el camino de la maternidad lo estés recorriendo como mamá soltera, pero eso no significa que estás sola. Descubre cómo Alexandra consiguió una red de apoyo que la acompaña.

Ser mamá soltera no es lo mismo que estar sola. Eso me costó meses entenderlo, como mencioné en un artículo anterior, uno de mis miedos más grandes era estar en boca de las personas, pero sólo con el tiempo entendí que uno no es juzgado, sino acompañado. 

La importancia de los familiares y amigos cuando eres mamá soltera

Desde que Simón nació estuve prácticamente sola con él. Unos días antes de separarme, cuando ya no podía con tanta cosa encima (posparto y 100% de la responsabilidad del bebé sobre mí), decidí llamar a una amiga. Solo le dije que realmente la necesitaba y ella no dudo en ir a verme ese mismo día, estuvimos hablando y me acompañó hasta que me vio tranquila.

Era diciembre, el mes en el que las familias se unen, comparten y festejan. En ese momento sentía que estaba lejos de eso. Me sentía sola con mi bebé, pero luego me di cuenta que nosotros dos también éramos una familia.

En medio de muchas emociones decidí escribirle a un amigo, aunque no hablábamos hace algunos meses, sabia que estaría ahí para mí. Él también terminó desahogándose conmigo porque de igual forma estaba pasando por un mal momento. Hoy, casi un año después, hace parte de mi red de apoyo. 

Llegó el momento: la separación

Unos días después pasó lo que se veía venir: me separé del papá de mi hijo. Ese día mi papá fue a recogerme, me escuchó, me ayudó a empacar lo esencial y me llevó a la casa de mi mamá, donde viviría temporalmente. En casa de mi mamá tenía el apoyo de ella y de mi hermana, además de la compañía de mi sobrina. El primer mes fue el más largo y difícil, pero nunca estuve sola.

En febrero me fui a vivir al mismo conjunto donde vive mi papá. Necesitaba mi espacio y privacidad, pero también seguía necesitando compañía y apoyo. Fue una muy buena decisión ya que un mes después empezó la pandemia y, aunque dejé de ver a mis amigos y a la mayoría de mis familiares, mi papá, su esposa y mis hermanos nos apoyaron durante los meses de aislamiento. De lo contrario, la vida de mamá soltera habría sido muchísimo más dura y “solitaria”.

Durante la pandemia, casi 6 meses después de haberme separado, decidí anunciarlo en mi cuenta de Instagram, porque las preguntas y comentarios se convirtieron en algo muy repetitivo, casi que del día a día. Esta fue otra gran decisión, dejé de mentirle a mis conocidos y seguidores, pero lo más importante fue que dejé de mentirme a mí misma. 

La red de apoyo se creció

Sincerarme también hizo que mi red de apoyo siguiera creciendo, encontré que entre mis seguidoras hay muchas mamás solteras que se sintieron, y se siguen sintiendo, identificadas con lo que viví y sigo viviendo.

Primero empecé a hablar con las mamás por mensajes en Instagram. Algunas se apoyaban en mí porque apenas estaban empezando el proceso, con otras yo me apoyaba porque ya habían pasado por la misma situación, incluso encontré algunas que tenían un desenlace feliz de la historia donde habían encontrado una nueva pareja con quien habían formado una familia. Eran muchos mensajes con todo tipo de historias, el tema de ser mamá soltera es tristemente mucho más común de lo que pude imaginar.

Las semanas pasaban y yo empecé a compartir más detalles de mi historia. Seguro muchos lo vieron como chisme y no más, pero sé que compartirlo ha ayudado a muchas mujeres. Me he sentido responsable de ayudar a las mujeres que se sienten solas, o por lo menos de hacerles saber que ser mamá soltera no es estar sola. 

Decidí crear mi propio grupo de apoyo

Eran tantos los mensajes que me llegaban que decidí crear un grupo de Whatsapp de mamás solteras que querían desahogarse, ayudar a otras, apoyar y acompañar. Ahora somos 105 mujeres en el grupo, algunas solteras, algunas no, pero todas dándonos aliento día a día sin importar la hora.

En este proceso, como cualquiera en el que uno se sienta triste o sin fuerzas, es esencial tener una red de apoyo. Y, contrario a lo que creía, esta no se conforma únicamente de familiares y amigos, sino también de personas desconocidas que viven o vivieron lo mismo. Cualquier persona que tenga la intención de ayudarnos y apoyarnos es bienvenida.

Alexandra Jiménez

¡Mamá, no estás sola, confía en ti! En el Club Mamás y Papás Alpina podemos compartir experiencias y apoyarnos en el camino de la maternidad. Ingresa a la sección de Confesiones  y comparte tu historia con otras mamás como tú.

CARGANDO...

cuchara bebé