¡Preparándolos para el futuro! Enseña a tu hijo el manejo de las emociones

El manejo de las emociones es fundamental para enfrentarnos a la vida. Enseñarle a tu hijo inteligencia emocional es una de las grandes labores de ser padres ¡Descubre cómo hacerlo!

¡Mamá y papá! ¿Sabían que la palabra emoción viene del latín emotio que significa movimiento, impulso? Esta definición nos lleva a pensar que las reacciones y las respuestas que presentamos ante nosotros y los demás, generarán movimientos y cambios en el terreno físico, psicológico o conductual. Las emociones son naturales para cualquier ser humano, sentirlas, reconocerlas y expresarlas forman parte del desarrollo emocional de los niños. 

La familia, un ingrediente esencial para el manejo de las emociones

Las reacciones con las que se manifiestan las emociones tienen un componente innato, es decir, nacen con cada uno de nosotros, pero también tienen un componente de aprendizaje que está influenciado por la familia y la cultura. Basado en este concepto se viene hablando, desde hace varias décadas de la educación de las emociones y la inteligencia emocional.

Culturalmente se ha considerado de forma equivocada que hay emociones buenas y malas y que la expresión de estas es inconveniente o inadecuada. Todos hemos escuchado frases como “los hombres no lloran”, “eres una gallina miedosa”, “las niñas bien educadas no dicen eso”, concepciones erradas que producen daños profundos en la psiquis de los niños y adolescentes.

La educación emocional de nuestros niños es un tema prioritario en nuestra agenda como padres. Afortunadamente, el día a día con ellos nos brinda múltiples oportunidades para enseñarles a manejar sus emociones. Es importante tener presente que, también en el ámbito de las emociones, la mejor forma de enseñarle a los niños es con el ejemplo, tú forma de actuar dirá mucho más que tus palabras. La segunda forma de enseñarles sobre este tema es a través de la respuesta, contención y orientación que le damos a sus expresiones emocionales. 

Existen seis emociones básicas en los seres humanos y tu niño las irá descubriendo poco a poco:

  1. Miedo:

    Se presenta ante una amenaza o peligro, el cual puede ser real o imaginario, se expresa como ansiedad, incertidumbre o inseguridad.Es una emoción que nos aparta de situaciones peligrosas, nos lleva a actuar con precaución y en ciertas circunstancias puede llegar a salvarnos la vida. 
  1. Ira:

    Rabia que aparece cuando las cosas no salen como queremos o nos sentimos amenazados por algo o alguien.Puede impulsarnos a actuar ante una situación problemática o difícil, lo cual puede ser conveniente siempre y cuando sea expresada de una manera adecuada. Cuando esto no se logra y se actúa impulsivamente puede llevar a situaciones de riesgo para uno mismo y para otras personas. 
  1. Alegría:

    Sensación de bienestar y de gozo ante una situación que nos gratifica y nos complace. Indica nuestra capacidad de disfrutar y nos lleva a buscar o propiciar situaciones que repitan esta emoción. En esta etapa el sentido del humor empieza a salir a flote, por eso te contamos cómo descubrirlo. 
  1. Tristeza:

    Sensación de pena ante la pérdida de una situación o de una persona: Generalmente se expresa con llanto, pérdida de interés por actividades, pesimismo. Puede ser de corta o larga duración. 
  1. Aversión:

    Expresión de disgusto o asco hacia algo o alguien. Produce rechazo y deseo de apartarse. 
  1. Sorpresa:

    Asombro, sobresalto ante una situación que no se esperaba. Nos ayuda a plantearnos y decidir cómo responder.

La educación de las emociones va a permitir a los niños identificarlas, comprenderlas y manejarlas, lo cual contribuirá a su bienestar personal y social a lo largo de la vida. Al enseñarle a tu hijo el manejo de las emociones lo que se busca es que tenga consciencia de sus propias emociones, aprenda a regular la expresión de estas y a responder asertivamente. 

¡Un mundo equilibrado, tranquilo y respetuoso! De eso se trata la inteligencia emocional para niños

El desarrollo de las competencias está relacionado con la inteligencia emocional. Una persona con inteligencia emocional reconoce sus emociones, las procesa y sabe responder en un momento específico y con la intensidad apropiada.

También es capaz de interpretar los estados emocionales de otro y sabe cómo responder adecuadamente en cada situación ¡Podemos proyectar un mundo más equilibrado, tranquilo, respetuoso y consciente si educamos emocionalmente a nuestros niños!

5 consejos para ayudar a tu hijo a desarrollar la inteligencia emocional:

  1. Ante todo, recuerda que es normal que el niño exprese sus emociones. Aliéntalo a que lo haga para que vaya desarrollando competencias emocionales. 
  1. Aprovecha las situaciones cotidianas en las que el niño se pone triste, alegre o furioso. Invítalo a que exprese lo que está sintiendo a través de palabras, de dibujos que le ayuden a identificar la emoción. 
  1. Ayúdalo a desarrollar estrategias de regulación como respirar lentamente, contar, cruzar los brazos mientras logra procesar lo que está sintiendo y logra responder de forma adecuada. 
  1. Hazle saber que si se equivoca puede volver a intentarlo, está aprendiendo. 
  1. ¡Los cuentos y las películas son ideales para aprender a reconocer las emociones! Permite que tu hijo pueda evidenciar la expresión de las emociones en las historias y los personajes e invítalo a comentar y opinar. 

Recuerda que, para desarrollar competencias e inteligencia emocional, lo cual será útil en todos los aspectos de la vida del niño, se requiere de práctica, tiempo, experiencia y especialmente de adultos que le dan ejemplo, que validan sus emociones sin juzgarlas y lo acompañan con afecto y respeto en el proceso. 

Dra. Amparo Diaz

Pediatra 

Únete al Club Mamás y Papás Alpina y descubre más contenidos de especialistas para la crianza de tu hijo y accede a charlas exclusivas para resolver tus dudas de mamá.

CARGANDO...

cuchara bebé