¿Tu hijo te da señales para dejar el pañal? Apóyalo en su proceso

Conoce cuáles son las señales que puedes identificar en tu hijo para saber si ya está listo para dejar el pañal y las recomendaciones de la Dra. Amparo Diaz para apoyarlo en este proceso.

Son muchos y muy emocionantes los hitos del desarrollo que has ido viviendo con tu hijo. Ahora, comienza otra gran etapa, se trata de la dejada del pañal, este es otro gran logro en la vida de tu niño que le permite tener control sobre funciones de su cuerpo y le da la oportunidad de ser independiente en una actividad que le concierne directamente a él, sin depender de otras personas.

Lo primero que debes saber es que en este tema existen conceptos diferentes, por lo cual cuando tu hijo vaya a iniciar este proceso, una buena recomendación es buscar consejería para obtener la información necesaria y empezar esta etapa con las mejores condiciones. 

Cada niño es diferente y el momento para dejar el pañal también lo es

La edad y el momento preciso para dejar el pañal e iniciar el entrenamiento de esfínteres no es el mismo para todos los niños. Diferentes factores van a influir en este proceso, entre ellos: su historia individual, la adquisición de habilidades de comunicación, la madurez del niño, el tiempo disponible que tienen los padres o la persona que se va a encargar de liderar el proceso, entre otros.

En promedio, el rango de edad en el cual los niños logran hacer control de sus esfínteres está entre los 2 y los 4 años, encontrando que algunos lo logran antes y otros después sin que esto sea anormal. La gran mayoría establece un control diurno y algunos meses después el nocturno.

¡No te apresures! Toma en cuenta que cuando el entrenamiento para controlar esfínteres se inicia de forma precoz se pueden crear situaciones de stress para el niño que retrasen el proceso.

Es normal que se presenten “accidentes” en el proceso de aprendizaje e incluso cuando el niño ha completado el proceso. Procura reforzar positivamente los logros e ignorar los accidentes ¡todo será más fácil!

Los retrocesos en el proceso se pueden presentar cuando el niño se enferma o cuando se expone a cambios que lo afectan. Es esencial entender al niño, no recriminarlo y apoyarlo para que retome el proceso. 

Antes de iniciar el proceso de dejar el pañal revisa la siguiente lista:

  • Tienes en casa una silla de entrenamiento para dejar los pañales y/o el sanitario está adecuado con un asiento especial para niños y un banco para apoyar los pies. Es esencial que tu hijo pueda sentarse con comodidad y seguridad en el momento de defecar u orinar. 
  • Tu hijo tiene la capacidad de expresar sensaciones, necesidades y deseos de forma verbal o con gestos. 
  • Tiene la capacidad de sentarse y pararse de la silla de entrenamiento sin ayuda. 
  • Los pañales permanecen limpios por un período de 2 a 3 horas. 
  • Expresa incomodidad cuando siente el pañal mojado o sucio. 
  • Muestra interés y quiere imitar lo que hacen las personas de la familia cuando entran al baño. 
  • Tú y tu familia están en un momento estable, donde no hay cambios como trasteos, llegada de hermanos que puedan afectar la estabilidad del proceso. 
  • Está definido quien será la persona que liderará el proceso, cuándo y cómo lo hará. 

Si tú y tu hijo cumplen con las condiciones enumeradas ¡adelante! Si no están listos ¡no te preocupes! Te aseguro que los resultados son mejores si esperas algunas semanas antes que precipitarse a empezar. 

5 recomendaciones para apoyar a tu hijo en el proceso de dejar el pañal

  1. La fase inicial debe ser de información. Tu hijo tiene que estar enterado de lo que se espera de él ¡Hay que hablar mucho del tema! 
  1. Cuando lo cambies usa frases como: “Veo que hiciste popó, vamos a llevar el pañal al baño, para que el popó se vaya por el inodoro, ayúdame a bajar la cisterna”. 
  1. Muéstrale como se quita la ropa para sentarse al baño o cómo puede orinar de pie en el caso de los niños. 
  1. Enséñale cómo debe asearse al terminar y muéstrale que siempre debe lavarse las manos al terminar. 
  1. Apóyate en ayudas audiovisuales: libros y videos que le permitan observar repetidamente el proceso.

¡Paciencia y mucho amor! Las claves para que tu hijo deje el pañal

Durante el proceso de dejar el pañal procura que tu hijo lleve siempre ropa cómoda, que pueda ser fácil y rápidamente retirada para sentarse en el inodoro.

También es recomendable establecer intervalos, pueden ser de 30 minutos, para invitarlo a ir al baño, no lo presiones, ni lo obligues. Estos intervalos se irán prolongando de acuerdo con la respuesta del niño. También es importante estar atentos para que aprendas a reconocer sus señales, debido a que es frecuente que tu hijo se mueva rápido, apriete las piernas o haga gestos antes de decir chichi o popó ¡nadie conoce a tu hijo como tú!

Cuando esté en el baño invítalo a que permanezca sentado algunos minutos para que tenga el tiempo suficiente de familiarizarse con el proceso, esta acción permitirá que entienda que puede voluntariamente orinar o hacer popó. Si se para y no hace nada, paciencia.

Cuando logre orinar o hacer popó ¡celébralo! Consiéntelo con besos, abrazos y refuérzale que ya es un niño grande.

Si se moja o ensucia la ropa ¡no lo regañes! Llévalo al baño, aséalo y recuérdale que ese es el sitio elegido para hacer chichi o popó.

La mayoría de los niños logran el control de esfínteres en tres o cuatro semanas, pero como en todos los logros, algunos niños lo harán más rápido y otros se demorarán. Si se evidencia que después de algunas semanas el niño no muestra interés en el proceso, lo mejor que se puede hacer es parar uno o dos meses y volver a empezar.

Informarte, planear, ser paciente y respetar el proceso de maduración de tu hijo son esenciales para llevar a buen término la dejada del pañal. 

Amparo Díaz

MD pediatra 

Apoya a tu hijo en los diferentes procesos de su desarrollo con recomendaciones de especialistas. Únete al Club Mamás y Papás Alpina y conoce todos los contenidos que tenemos para ti.

CARGANDO...

cuchara bebé