Mi bebé todavía no camina ¿qué hago?

Caminar es solo uno de los hitos del desarrollo de tu bebé y es posible que unos tarden más en lograrlo que otros. Conoce algunas de las experiencias que va a vivir tu bebé cuando cumple 14 meses entre estás aprender a caminar o por qué todavía no lo hace.

Tu bebé sigue creciendo y aprendiendo. Su desarrollo ha ido pasando ante tus ojos, pero igual parece increíble la personita que ahora tienes ante ti. Sus ocurrencias, así como la forma de expresarse y relacionarse con su entorno te dejarán atónita en más de una ocasión. Tu chiquito está aprendiendo situaciones que hace 14 meses no estaban en su vida, pero recuerda “no es un adulto miniatura”.

Entre los hitos más importantes que podrás disfrutar en esta etapa es la del desplazamiento y los primeros pasos de tu bebé. Entre los 14 y 15 meses tu hijo ha adquirido más autonomía, querrá valerse por sí mismo y en sus constantes aventuras descubrirá muchas cosas. Mostrará preferencias entre lo que gusta y lo que no, lo mismo pasara con el desplazamiento, si bien la mayoría de los niños ya caminan, tu bebé hará lo que lo haga sentir más cómodo y asegure su movilidad. 

¿Tu bebé aún no camina? Descubre si debes preocuparte

Caminar forma parte de un proceso importante: el desarrollo psicomotor. Aquí se evalúan unos logros que al cumplirse permiten entender si el desarrollo del bebé está acorde para su edad. Por ejemplo: el control de la cabeza alrededor del tercer mes de vida que ayuda a desarrollar el equilibrio. Rondando los 6 meses tendrá la capacidad de sentarse, primero con apoyo y ya luego solo, mientras que a los 9 meses desarrollará la habilidad de arrastrarse o lo que llamamos gateo. Finalmente a los 12 meses ya es posible que logre pararse con ayuda.

Recuerda que los niños no son iguales, ten siempre en tu corazón que tu hijo es único e irrepetible. Hay quienes adquieren ciertas pautas antes o después, o algunas como el gateo no la adquieren y caminan igual.

Toma en cuenta: la marcha normal abarca un período que va de los nueve a los dieciocho meses. Es decir, que si tu bebé ha adquirido las pautas madurativas previas te puedes quedar tranquila, pronto caminará. 

¡Llegó el momento de apoyar los primeros pasos de tu bebé!

Hay varias actividades para que tu bebé pueda caminar, conoce algunas de ellas:

  • Estando el niño de pie, intenta que apoye la espalda contra la pared. El cuidador o los padres se colocan frente a él en su campo visual, a un metro de distancia aproximadamente, y la idea es llamarlo, gesticulando, para que llegue sin ayuda alguna. Al cumplir la actividad recuerda celebrarlo con alegría para seguir empoderando al niño.
  • Ofrécele juguetes u objetos de su interés desde una distancia de un metro de distancia.
  • Agarrado a su sillita u otro objeto pesado acompaña al niño para que se desplace libremente, siempre bajo vigilancia.
  • Coloca dos mesas o muebles de forma paralela, invita al niño para que se desplace caminando agarrado ente ellas. Al finalizar lo puedes animar para que dé unos pasos hasta llegar a ti.
  • Enséñale a jalar o empujar objetos ligeros.
  • Motiva al niño a cargar objetos ligeros y transportarlos de un lugar a otro.

Es importante permitir que tu bebé camine descalzo, esto favorecerá el apoyo completo de la planta del pie al caminar. 

Recuerda, en las primeras etapas de la marcha los niños suelen poner los pies en varias posiciones para caminar:

  • La marcha en puntillas es aquella en la que el niño camina sobre las puntas de los pies sin tener contacto entre los talones y el suelo. Esta actitud es frecuente, sobre todo en los primeros meses del aprendizaje de la marcha o en los seis meses después del inicio de la marcha.
  • La rotación interna de los pies al caminar (meter el pie) también se considera normal.

Por lo general estas alteraciones se corrigen solas con el transcurso del tiempo. Si estas condiciones persisten más allá de los 2 a 3 años y hacen que el niño se tropiece o se caiga la recomendación es acudir a médico. 

Otros momentos inolvidables con tu bebé de 14 a 15 meses

  • Tu bebé descubre que se puede desplazar gateando o caminando y esto le genera unas ganas infinitas de observar el mundo que le rodea. Se sorprende con las pequeñas y grandes cosas del día a día y va alimentando su espíritu explorador. 
  • Ya puede beber en taza (o vaso con boquilla) y es posible que pueda utilizar los cubiertos, aunque lo más probable es que prefiera comer con sus manos. No te sorprendas si notas que tiene un poco menos de apetito, el crecimiento (incremento de peso y talla) se enlentece durante el primer y el segundo año de vida, haciendo que su hambre disminuya un poco. 
  • Es el momento de las primeras pataletas o rabietas, es muy importante que aprendas a leer a tu hijo, estas aparecen por la incapacidad de entender el mundo que le acoge y no poder asumir sus emociones. Es necesario tener mucha paciencia y que establezca límites y use la disciplina con amor en lugar del castigo, esta es la mejor forma de enseñarle al niño y protegerlo de los peligros. 

¡No olvides! El juego y las rutinas: son fundamentales para el desarrollo y la estimulación de tu bebé

Enséñele a tu niño a usar palabras para estimular su lenguaje:

  • Usa palabras que describan los sentimientos de tu chiquito.
  • Describe sus gestos con palabras.
  • Usa frases sencillas y claras al hablarle.
  • Al leerle describe las ilustraciones con palabras sencillas

Es normal que tu bebé se ponga ansioso ante las nuevas personas, ayúdalo con su desarrollo social con actividades de este estilo:

  • Dale objetos ligeros (como una pelota) y pídele que se la entregue a personas conocidas para él, por ejemplo: “toma la pelota y dásela a la abuela”. Se puede apoyar la indicación señalando a la persona objetivo. 

En cuanto a las rutinas para tu bebé es importante que tomes en cuenta:

  • Trata de que la hora de ir a la cama sea un momento cariñoso y relajado para el niño. Crea una rutina sencilla de las buenas noches o del sueño (1 hora y media baja la actividad, dale la cena, un masaje antes de colocar el piyama e Incluya un libro.).
  • Si tu bebé se despierta durante la noche, evita entretenerlo, tranquilízalo con palabras y dale una manta o un muñeco que lo reconforten.
  • Lava sus dientes. Hazlo mínimos dos veces al día, luego del desayuno y siempre antes de acostarlo. Es el momento de llevar al niño a su primera valoración con el odontólogo si no se ha realizado.

La crianza ha sido una experiencia maravillosa. Confía en tu instinto y continúa brindándole a tu bebé el amor y el apoyo que necesita para seguir su desarrollo. Ahora es que quedan hermosas y divertidas aventuras por vivir.

Dr. Darío Botero

Pediatra Puericultor 

Tú y tu bebé tienen la mejor compañía con los contenidos de los especialistas. Únete al Club Mamás y Papás Alpina y accede a más artículos y charlas.

CARGANDO...

cuchara bebé