¡Ya pasó un año! Tu bebé sigue creciendo

¡Tu bebé ya tiene un año! Siguen los cambios y comienzan los primeros pasos; por eso te contamos cómo estimularlo en esta etapa mediante la creatividad y el afianzamiento de sus rutinas diarias.

Qué rápido corre el tiempo. Tu hijo llegó a una edad ansiada por los padres: su primer año de vida. Durante esta etapa empezarás a ver cambios importantes en su físico y en su personalidad, por lo que es un buen momento para seguir riendo con él, jugando y acompañándolo en su proceso de crecimiento. 

Tiempos de experimentar y explorar

Una vez tu bebé cumple 12 o 13 meses, inicia una época en la que busca algo de independencia. Ya ha adquirido algunas habilidades que le permiten explorar el mundo, agudizando sus sentidos y con nuevas aventuras como lo es dar sus primeros pasos, uno de los momentos más especiales que vivirás en esta etapa.

Dentro de los cambios más notorios en esta edad se encuentra la maduración cerebral, capacidad con la que el niño adquiere un gran control de sus movimientos y una coordinación mayor.

También, notarás que su comunicación se desarrolla, ya que el lenguaje inicia una etapa de avance en la que algunas palabras y frases que diga tu bebé van a ser muy claras para ti. 

¡Celebremos el primer año! Tu bebé alcanza grandes logros

Tu hijo de 1 año sigue avanzando en su desarrollo y ya está en la capacidad de realizar acciones que antes se le dificultaban. Por supuesto, puede que algunas de estas habilidades se desarrollen un poco antes o después, en caso de que no ocurra en este período no debes alarmarte.

Observarás que tu bebé ya puede hacer cosas como:

  • Sentarse sin ayuda.
  • Halar para ponerse de pie o se pone de pie sin ayuda.
  • Dar pasos solo.
  • Cuando se le nombra algo mira de inmediato en la dirección a la persona u objeto nombrado.
  • Ser capaz de seguir instrucciones sencillas. 

También puedes conocer: de 16 a 17 meses sigue explorando el mundo.

La estimulación infantil como manera de aprender y disfrutar

Tu bebé de 1 año requiere espacios en los que además de estimularlo, le puedas enseñar cosas importantes entre risas, juegos y complicidad. Durante los primeros años de vida de tu bebé la estimulación y la diversión van de la mano:

  • Léele cuentos o historias sencillas, mientras lo haces enséñale los dibujos, los colores y las formas que aparecen en estos libros. 
  • Deja que meta y saque cosas de una caja, recomendable que sean objetos que pueda manipular fácilmente con sus manos. Siempre debes supervisarlo en este tipo de actividades. 
  • Permítele que se vista y coma por sí solo en caso de que ya lo pueda hacer. 
  • Pone música, baila y canta con tu bebé. Esta sencilla acción estimula su inteligencia. 
  • También puedes poner música clásica o sonidos naturales para momentos de relajación y calma. 
  • Puedes realizar ejercicios como sostener al niño por las axilas e inclinarlo con suavidad hacia los lados, hacia atrás y adelante dejando que se enderece solo. 
  • Otra actividad aconsejable es que lo estimules armando rompecabezas sencillos. 

Las rutinas de desarrollo y estimulación son el inicio de una vida ordenada

La crianza basada en buenas costumbres y hábitos harán que tu bebé se desarrolle en un entorno positivo, esto le permitirá adquirir disciplina. Siempre recomiendo que el trato hacia el bebé de 1 año sea de respeto, sin desconocer que tú y/o tu pareja son la máxima autoridad. Para lograr esta relación con tu hijo es aconsejable ir más allá de dar órdenes, más bien debe ser una relación donde la expresión de disciplina sea a través del amor y el cumplimiento de las normas.

En cuanto a las rutinas de sueño y alimentación infantil es recomendable seguir patrones que ayuden a crear un hábito. Por ejemplo, a la hora de dormir, procura que el niño lo haga en una misma secuencia y a la misma hora: cenar a determinada hora, cepillarse los dientes, ponerse pijama e ir a la cama. La preparación del cuarto en condiciones amables permite que pueda conciliar el sueño. 

Atesora cada momento, vívelo al máximo y disfruta cada momento con tu hijo

Cada hogar vive la aventura de la crianza de una manera única, sin embargo, es innegable que hay momentos que van a permanecer para siempre en tu memoria. En esta etapa es memorable cuando tu bebé comienza a dar sus primeros pasos, este recuerdo lo vas a atesorar en un lugar especial. Recuerda que estar presente para tu hijo en cada etapa es importante para su desarrollo, conviértete en cómplice y testigo de su primera palabra, cuando decida comer solo o cuando haga obras de arte con crayolas.

La labor de ser padres es un trabajo que se realiza día a día, y en el que el gusto más grande es brindarle toda la dedicación y amor que ese pequeño necesita para crecer, para disfrutar de ese momento tan esperado en el que te dice: te amo. 

Dra. Maritza Franco

Pediatra 

Únete al Club Mamás y Papás Alpina y accede a más contenidos de especialistas para disfrutar la gran aventura de la crianza con los mejores consejos y recomendaciones.

CARGANDO...

cuchara bebé