¡Creciendo con todos los nutrientes! Comidas para tu niño de 2 a 5 años o etapa preescolar

Comienzan nuevas rutinas con tu niño de 2 a 5 años. Conoce cómo adaptar la alimentación a la nueva dinámica de tu hijo en etapa preescolar y las comidas recomendadas para esta edad.

La etapa preescolar es una época muy importante para tu hijo. Está creciendo y aprendiendo muchas cosas nuevas ¡esto le encanta! Manifiesta diversos rasgos de su personalidad y expresa lo que le gusta, lo cual se reflejará en su proceso de la alimentación. En tal sentido, de 2 a 5 años es una edad fundamental para continuar las rutinas de comidas con tu bebé y afianzar hábitos alimentarios saludables.

Es momento de reforzar el trabajo que realizaste con tu hijo durante sus primeros años con la lactancia materna y luego con la introducción de sólidos. Durante la etapa preescolar tu niño está en un proceso de exploración del mundo exterior, y puede estar expuesto a nuevos alimentos y preparaciones que le resulten atractivas como las golosinas o la comida chatarra. Las rutinas y hábitos que le enseñaste a tu bebé ayudarán a que esto no se convierta en un inconveniente para su adecuada nutrición. 

¿Cómo deben ser las comidas de tu niño de 2 a 5 años?

Tu hijo ya puede consumir los mismos alimentos que el resto de la familia, se pueden preparar alrededor de 5 comidas al día, distribuidas de la siguiente forma: 3 comidas principales (desayuno, almuerzo y cena) y 2 meriendas. Integra los momentos de alimentación a las nuevas rutinas de tu bebé, como puede ser la entrada al jardín.

Tu bebé ya tiene cierta autonomía, esto puede hacer que quiera tomar decisiones inadecuadas para su nutrición. Tu acompañamiento es fundamental para fortalecer los hábitos alimentarios, así como para hacer énfasis en las rutinas que ayudarán a que tu niño siga creciendo con todos los nutrientes:

  • Favorece que tu bebé consuma fuentes de proteína animal como carnes rojas, blancas, pescado y huevo, porque tienen un alto valor biológico y ayudan a acompañar todos los procesos de crecimiento óseo y maduración muscular. Es importante que el plato de tu bebé tenga las 5 fuentes de alimentación necesarias para recibir los nutrientes que requiere en esta etapa. Estas fuentes son:
    • Proteínas: las encuentras en las carnes rojas, blancas, pescado y huevo.
    • Vegetales: como berenjena, brócoli, coliflor, espárragos, zucchini, espinacas, etc.
    • Carbohidratos: puedes aportarlos con granos como los frijoles o con tubérculos como el plátano, yuca, ñame, etc.
    • Vitaminas y micronutrientes: los aportas con las frutas.
    • Grasas buenas: las grasas buenas son las que se consiguen de forma natural en algunos alimentos y no han sido procesadas o tratadas industrialmente. Estas grasas las encuentras en el pescado, aceite de oliva (puedes usar una cucharadita para aderezar los vegetales) o en frutos secos.
  • Los lácteos son muy importantes en esta etapa ¡Conviértelos en una rutina para tu bebé! El aporte de calcio que dan los lácteos ayudará a tu niño con su desarrollo esquelético. Incluye leche, queso o yogurt en sus comidas.
  • Entre los 2 a 5 años procura que tu niño tome aproximadamente 1000 y 1200 mililitros de agua o el equivalente a 4 a 6 vasos de agua al día.
  • Sé precavida con el aporte de sal y azúcar en las preparaciones. Tu hijo está formando hábitos alimenticios para toda su vida, por lo que es recomendable evitar el uso del salero en su presencia. 

La importancia de las rutinas para las comidas de tu niño de 2 a 5 años

Ya hablamos de cómo continuar buenos hábitos alimentarios durante la etapa preescolar, así como de los nutrientes que requiere para seguir sus procesos de desarrollo. La pieza que completa esta ecuación son rutinas que hagan de la comida una grata experiencia para tu bebé, procura un espacio donde pueda compartir con su familia y comprender la importancia de la alimentación para su crecimiento.

  • No utilices el dulce como un premio o como incentivo para las rutinas de alimentación del niño.
  • Permite que tu bebé tenga su espacio en la mesa y que siempre esté acompañado por su familia o cuidadores.
  • Procura que el tiempo de alimentación no sea un período corto, pero que tampoco exceda los 25 minutos.
  • La comida no es un momento para regaños, si tu niño no finaliza sus alimentos retíralos y espera hasta el próximo momento de alimentación. No se recomienda guardar esta comida para repetirla.
  • Evita las distracciones durante la comida, especialmente las pantallas. Estos hábitos hacen que el niño pierda la atención y el interés en los alimentos que está consumiendo.
  • Incentiva a tu bebé a tener tiempo de actividad física, al menos unos 120 minutos al día. 

Existen diferentes actividades y juegos para apoyar la relación de tu bebé con su entorno y contribuir a su estimulación y desarrollo. Puedes conocerlos en nuestro artículo de “¡Llegaron los 3 años! Potencia la personalidad de tu bebé”. 

¡Habla mucho con tu bebé! Tu niño es muy inteligente, explícale la importancia de los alimentos para su desarrollo y nutrición. No olvides que la alimentación es un momento para disfrutar y compartir. Hazlo placentero, genera conversación y aprovecha este espacio para seguir descubriendo la personalidad de tu pequeño, durante esta etapa no dejará de sorprenderte.

Dra. Yira Torres

Pediatra

¿Cuál es la comida preferida de tu niño? Queremos conocerte y seguir compartiendo experiencias… Cuéntanos en los comentarios.

CARGANDO...

Registrarme

¡Únete al Club Mamás y Papás Alpina!

Obtén acceso a eventos, charlas y contenidos exclusivos para ti.

Registrarme
cuchara bebé