¡Trabajo en equipo! Tips para involucrar a tu niño en las tareas del hogar y hacerlo fácil y divertido

Incluir a tu hijo en pequeñas tareas del hogar contribuye a su autonomía, independencia y a crear responsabilidades. Conoce los consejos de la Dra. Díaz para lograrlo.

Como padres siempre estamos buscando lo mejor para nuestros hijos. En esa búsqueda queremos que todo sea fácil y placentero para ellos, lo cual es natural y además totalmente reforzado por nuestra cultura.

Sin embargo, es importante recordar que establecer acciones que fomenten su responsabilidad y autonomía son muy importantes en la construcción de su personalidad.

El entrenamiento en pequeñas tareas en casa desde que son pequeños les permitirá crecer en independencia, autonomía, responsabilidad y confianza en sí mismo. De igual forma facilitará el desarrollo de habilidades motoras, despertará su capacidad de colaboración, organización y de instauración de hábitos. Estas características les serán de gran utilidad para su vida y su interacción en el entorno familiar, escolar y social.

La familia es un entorno de aprendizaje en todos los sentidos, recordemos que los niños aprenden más de lo que ven que de lo que se les dice. Papás y cuidadores los invito a que se detengan a pensar en cómo usar las diferentes experiencias cotidianas en la interacción con los niños, para enseñar y modelar comportamientos deseados, lo cual contribuirá a una crianza constructiva y positiva para nuestros hijos.

Una gran estrategia para lograr este objetivo es propiciar la participación de los niños desde los 2 años en las tareas familiares. Debes recordar que para cualquier otra actividad que se pretenda desarrollar con los niños es importante individualizar el desarrollo de cada niño, motivar su participación y velar por su seguridad. 

Recomendaciones para involucrar a los niños en las tareas familiares y ¡qué todos se beneficien!

Tareas en casa en las que puedes involucrar a tu niño

Recuerda que van a depender de la edad y del estado del desarrollo del niño. Supervisa y revisa condiciones de seguridad siempre.

  • Entre los 2 y 3 años el niño puede organizar sus juguetes, recoger la ropa y llevar objetos a la basura.
  • Entre los 4 y 5 años puede vestirse y asearse solo, ayudar a arreglar su cuarto. A la hora de las comidas puede colaborar ayudando a poner la mesa y midiendo porciones para preparar los alimentos.

¿Cómo hacerlo?

  • Planifica las tareas y compártelas con tu hijo

    Realiza una lista de las tareas en casa que tu hijo puede realizar según su desarrollo. Empieza con una labor a la vez, cuando el niño tenga una rutina con esta actividad, empieza con otra. Habla con el niño y los demás miembros de la familia sobre lo que esperan obtener con esta actividad. Todos deben estar en sincronía: padres, abuelos y otros cuidadores. 
  • Explica las tareas y asegúrate de que atendió a lo que le dijiste y entendió lo que esperas que haga 

    Con tranquilidad, mirándolo a los ojos y de una forma fácil y clara explícale al niño lo que esperas que haga, pregunta para asegurarte de que las instrucciones fueron claras para tu hijo. 
  • Enseña cómo se hace. Recuerda el poder del ejemplo 

    Si quieres que tu hijo sea ordenado es importante que tú lo seas. Muestra con acciones el cómo del comportamiento, al verlo será más fácil para el niño repetir el proceso. Es posible que debas repetirlo varias veces ¡Paciencia, elemento esencial de la crianza! 
  • Establece reglas asociadas al comportamiento con recompensas y consecuencias 

    Las recompensas y las consecuencias serán acordadas previamente. Deben ser lógicas, proporcionales a la edad, el entendimiento del niño y fáciles de cumplir.Realizar la tarea reiteradamente puede traer pequeñas recompensas y no hacerlo traerá consecuencias. Enfócate en lo positivo del comportamiento, no descalifiques al niño si no hace lo que esperabas.

Durante el proceso no todo será perfecto. Cuando el niño no haga la tarea que se le ha pedido coméntale sobre los inconvenientes de no hacerlo. Nunca descalifiques al niño con adjetivos, como desobediente, terco o desordenado. 

Otros consejos prácticos que puedes tomar en cuenta para involucrar a tu hijo en las tareas del hogar son:

  • Utiliza refuerzos positivos como abrazos, caritas felices, pequeñas recompensas. No escatimes en consentirlo, estas acciones son poderosas para lograr que el niño esté motivado a participar.
  • Cumple con las consecuencias que se han establecido previamente. Con calma y firmeza, nunca con rabia o rudeza.
  • Establece rutinas para la realización de las tareas y sé consistente, esto facilitará y hará más rápido el proceso.
  • Si el niño se muestra renuente a colaborar hagan una pausa y revisa la estrategia. Valida los sentimientos del niño y escúchalo. Sus aportes pueden ser valiosos. No hay afán, es más importante llegar en algún momento a lograr los objetivos. 

Amar a los niños no es sinónimo de evitar que se esfuercen en realizar diversas actividades de auto cuidado y colaboración en casa ¡Amarlos es prepararlos para que sean personas autónomas, independientes y seguras de sí mismas! 

Dra. Amparo Díaz

MD pediatra 

¡Aún quedan muchas cosas por descubrir en el maravilloso mundo de la crianza! Únete al Club Mamás y Papás Alpina y mantente al día con todos nuestros contenidos de especialistas para resolver tus dudas de mamá. 

CARGANDO...

cuchara bebé